lunes, 16 de julio de 2007

y al teniente coronel quien lo acusa de instigar odio....


4 hermanos imputados por ‘incitar al odio’

Los hermanos Simón, Juan, Alejandro y Francisco Mejías, que fueron detenidos el sábado, mientras se realizaba el juego de fútbol en el Estadio Olímpico de Caracas, fueron imputados por la supuesta comisión del delito de incitación al odio a través de la instigación a delinquir, previsto en el artículo 285 del Código Penal.
Aunque fueron liberados, la jueza del Tribunal 4º de Control, Nailuz Sánchez, decidió someter a los jóvenes a régimen de presentación cada ocho días. También se les prohibió ejecutar actos similares por los cuales fueron detenidos.

Los estudiantes de 25, 22, 21 y 18 años de edad entraron al recinto deportivo durante el juego entre México y Uruguay, se pintaron las manos de blanco y comenzaron a repartir volantes que decían: “Queremos juego limpio para Venezuela”.



Los jóvenes fueron detenidos por funcionarios de la Policía Militar, pasaron la noche en la sede de la Brigada Motorizada de la Policía Metropolitana en Maripérez, y fueron trasladados a las 9:00 am a los tribunales penales en el Palacio de Justicia, para la audiencia de presentación que terminó alrededor de las 6:00 pm.

Dos de los Mejías son estudiantes universitarios, uno de la Universidad Metropolitana y otro de la Universidad Simón Bolívar; el más joven está por egresar del colegio San Ignacio de Loyola, y el mayor es profesional. Se informó que todos se encontraban en perfectas condiciones de salud.

Mónica Fernández, del Foro Penal de Venezuela, indicó que ahora los jóvenes serán sometidos a un proceso que, a su juicio, no tiene fundamentos jurídicos. “Como representante de organizaciones no gubernamentales, y en compañía de sus abogados defensores, pudimos verifi car en el expediente que hubo violación del debido proceso porque no hubo testigos que presenciaran la actuación de los imputados ni pruebas sobre los supuestos panfl etos”, dijo.

Fernández alertó sobre el intento de criminalizar el ejercicio de los derechos humanos y advirtió que “la vulnerabilidad del Estado de Derecho es cada día mayor”.

Destacó que se debió decretar la nulidad absoluta del caso, al no poderse confirmar una actuación imparcial, objetiva y verificable de las autoridades policiales.

Señaló, además, que el tribunal cuarto de control no era un tribunal de guardia, por lo que solicitarán al Circuito Judicial de Caracas que explique por qué razón se habilitó un tribunal especial para el caso.

Los fiscales encargados son Cristian Quijada y Daniel Guédez, que tendrán 45 días para presentar los actos conclusivos con los cuales se determinará si los jóvenes deberán ir o no a juicio.

Apoyo.

El presidente de la FCU de la Universidad Central de Venezuela, Stalin González, acudió a la sede del Palacio de Justicia, en la esquina de Cruz Verde, con decenas de compañeros para exigir la libertad de los hermanos Mejías. “Esto es una evidencia de que en este país no se puede pensar distinto. Los detuvieron ilegalmente”, manifestó.

El estudiante de la UCAB, David Smolanski, exigió justicia para sus compañeros y criticó que “se esté criminalizando una vez más la protesta”.

Un grupo de estudiantes y familiares esperó hasta la audiencia de presentación y recibió a los cuatro jóvenes al momento de ser liberados

1 comentario:

Justicia dijo...

Sus padres deben estar super-orgullosos de sos valientes muchachos. Qué familia tan bonita.

¿Cómo no se dan cuenta que al meterlos presos están cercándose ellos cada vez más?

¡Queremos juego limpio para Venezuela! Ellos tienen razón.